Castillos de Baviera

Hoy voy a hablaros de los Castillos de Baviera, situados en Füssen (Alemania), cuyos nombres son impronunciables para mí. Me refiero a los castillos de Neuschwanstein y Hohenschwangau.

Lo primero que debo deciros al respecto es que son la atracción turística más visitada en Alemania, así que os recomiendo que compréis la entrada con anticipación a través de su página web.

Podéis adquirir distintos tipos de tiquets: para ver uno de los castillos, el otro, los dos, los dos castillos junto con el museo de los Reyes Bávaros… Os dejo el enlace aquí.

Os cuento un poco mi experiencia. Dos meses antes de ir reservamos a través de la web la entrada conocida como King´s ticket, que es la que incluye los dos castillos, rellenando un formulario web. A través de esa aplicación debes indicar el día y la hora a la que vas a recoger las entradas en el Ticket-Center. Por cierto, el gasto fue de 53,20 euros (los dos)…  :s

Como no recibí ningún tipo de confirmación, a los dos días mandé un e-mail a la dirección que aparece en la página proporcionándoles mis datos (para que no me fueran a hacer otra reserva nueva), y al momento recibí respuesta.

Si queréis ver los dos castillos, como era nuestro caso, primero os hacen visitar el de Hohenschwangau (el más pequeño y amarillo). Así que como en la web nos habían preguntando que a qué hora queríamos verlo y les habíamos dicho a las 12.00 h., ellos hicieron sus cálculos y nos informaron que a las 11.15 h. teníamos que recoger las entradas en el  Ticket-Center (ojo, las entradas se compran/recogen allí, no en los castillos), a las 12.15 h. teníamos la entrada al primer castillo, y a las 14.15 h. la de Neuschwanstein.

Por favor, id con tiempo. A nosotros nos pilló tráfico, y entre que fuimos, aparcamos en una de las explanadas habilitadas, y fuimos andando hasta el Ticket-Center… el caso es que llegamos con un cuello de 5 minutos (fiiiu). Y el agobio ya no era sólo porque nos quedábamos sin ver los castillos, era porque si no nos presentábamos nos hacían el cargo en la tarjeta de crédito igualmente  :s

Para que os hagáis una idea, habían dos colas: una con un señor (la cola para recoger las entradas reservadas anticipadamente por Internet), y otra que parecía la del Dragon Khan de Port Aventura en hora punta un día de agosto. Y no, no estoy exagerando. A la gente que había allí, las dos horas de espera seguro que no se las quitó nadie y no tengo claro que todos llegaran a comprar la entrada, y eso que eran las 11.15 h… Así que os vuelvo a recomendar que reservéis los tickets con bastante antelación a través de Internet.

Recogidas las entradas decidimos ir a un baño que hay más o menos enfrente del Ticket-Center. Fue un error por nuestra parte y os aviso para que no os pase lo mismo. Había una cola exageradísima (yo creo que tardé unos 20 minutos en entrar), costaban dinero y estaban sucísimos. Después descubrimos que en cada castillo habían servicios (sniff), limpios y gratuitos.

Bueno, ya con las entradas en la mano nos dirigimos, cual Dorothy en el Mago de Oz, por el sendero indicado hacia el primero de los castillos: el de Hohenschwangau (el amarillo).

Hohenschwangau 1

La subida fue moderada y pudimos disfrutar de unos paisajes muy bonitos. Una vez arriba encontramos, además de una tienda de regalos, una pantalla en la que indicaba la hora y el grupo que tenía que entrar (esa información aparece en el ticket). Se hacía de manera escalonada, cada 5 minutos una tanda de unas 20 personas.

lagoentrada Hohenschwangau 5entrada Hohenschwangau 7entrada Hohenschwangau 6entrada Hohenschwangau 2 entrada Hohenschwangau 3 entrada Hohenschwangau 4

Como aún faltaba un poco de tiempo para nuestro turno, dimos una vuelta por los jardines de palacio, bajo un sol de justicia.

fuente cisnefuente de los leonesfuente de los leones 2(Esta foto la he puesto para que os riáis. Según el cartel informativo la fuente está basada en la de los leones de la Alhambra. Pues eso, basada, porque lo que se dice réplica exacta… Pero bueno, era bonita a su manera).

fuente de los leones 3

Dentro de los castillos no se pueden hacer fotos ni vídeos. Esto siempre me ha dado un poco de rabia. Quiero entender que es por el tema de la conservación del patrimonio (pero digo yo que se podrían hacer sin flash), y no por una idea maléfica que consiste en que no le puedas enseñar las imágenes a tus familiares y amigos y así ellos, si quieren verlos, tienen que ir allí y gastarse los cuartos. Perdón, me he cabreado un poco (jeje).

Bueno, como no puedo enseñaros fotos del interior del castillo, sólo puedo deciros que primero se visitan las estancias de la reina (sala de recepción de visitas, sala de lectura, su habitación…) y luego las mismas, las del rey, justo encima.

Cuando vimos éstas últimas, me hizo mucha gracia que en una de las habitaciones había junto a una ventana un telescopio que Luis II de Baviera (el “rey loco”), que era el hijo y heredero del rey Maximiliano II de Baviera (el dueño del castillo amarillo), utilizaba para controlar el progreso de las obras de su castillo: Neuschwanstein (el castillo blanco).

También me llamó la atención algunos de los adelantos con los que contaba el castillo, como luz eléctrica o incluso un ascensor.

Por cierto, no os he contado que para hacer el recorrido te dan una audio guía en tu idioma y que vas siguiendo a una señorita que te va a mostrando el camino. En cada una de las estancias hay un sensor y, cuando tu entras en ellas, se activa en el aparato la locución correspondiente. El sistema es el mismo en los dos castillos.

Bueno una vez concluida la visita, que dura unos 20 minutos (sí, nada más), bajamos por el sendero y tomamos un bocado en uno de los sitios que había por allí (puff, ahora que me acuerdo aquello parecía avispalandia). Cuando terminamos, empezamos la subida al siguiente castillo.

calesa lago 2

Este sendero es un pelín más durillo, pero vamos, que tampoco hay que ser muy pro para hacerlo. No os he dicho que hay tres formas de subir a los castillos: andando (como todo hijo de vecino), en bus o en calesa de caballos. Yo os recomiendo que lo hagáis a patita porque, os repito, no es tan duro, las colas para el bus eran exageradas, las de los caballos no tanto, pero eran caros, y en los dos últimos casos (tanto el bus como los carros), no suben hasta arriba del todo y aún os quedaría un trecho por recorrer. Además, que haciendo las colas (sobretodo la del bus), os jugáis que se os pase la hora de entrada al castillo.

Bueno, la cuestión es que empezamos a subir y en este sendero sí había más gente (hay personas que sólo visitan el castillo blanco). Parecíamos una romería, jeje. Tristemente me hace gracia porque Luis II prohibió recibir visitas y, a día de hoy, como os he comentado antes, es la atracción turística más visitada de Alemania. El pobre…

Neuschwanstein 1 Neuschwanstein 2 Neuschwanstein 3 Neuschwanstein 4 Neuschwanstein 5 Neuschwanstein 6 Neuschwanstein 7 Neuschwanstein 8

Como no se podían hacer fotos, nuevamente tiro de memoria. A ver, desde mi punto de vista el castillo por dentro es… una paranoia. Sí, tal cual. El rey estaba obsesionado con la antigüedad clásica y con la edad media, entonces a lo largo de la visita ves estancias propias de la época, es decir, propias del siglo XIX, de repente una habitación con columnas romanas, un salón totalmente medieval… incluso una sala que era una cueva, literalmente, con las paredes, el techo y el suelo simulando la piedra, y cuando la atravesabas volvías a estar en una estancia normal…

Una locura el sitio. Si es que el pobre se ganó el apodo a pulso. Por cierto, al respecto, y teniendo en cuenta la audio guía que decía que lo declararon loco, se lo llevaron arrestado y al día siguiente apareció extrañamente muerto, he decir que vale, el señor era un poco… “peculiar”, pero vamos, que ahí hubo gato encerrado y la historia me recuerda bastante a la de nuestra pobre Juana “la loca”. (Hay que ver con qué facilidad declaraban incapacitados mentales a la gente según ciertos intereses).

Deciros que no pudimos ir al puente de Marienbrücke porque el acceso estaba cerrado. De todas formas, con el vértigo que estoy teniendo de un tiempo a esta parte… lo agradecí.

Marienbrücke

Para finalizar, sólo me queda haceros una valoración general de la atracción turística. A ver, en general está muy bien, y sí, vale la pena verla, peeeeero, creo que se le da demasiado bombo. Los castillos son muy bonitos, sobretodo por fuera y el paraje donde están es impresionante, pero la visitas duran unos 20 minutos, y del castillo Hohenschwangau (el amarillo) se ven muy pocas cosas. A pesar de ello, me gustó más éste que el de Neuschwanstein. No lo sé, quizá cuando te ponen el listón tan alto acerca de algo…

Creo que, en comparación, se pueden ver muchísimas más estancias en el Palacio Ducal de Venecia, que cuesta 18 € por persona, o en nuestro Palacio Real de Madrid, que el precio de la entrada son 10 €. Todo esto me hace pensar en lo desaprovechado que lo tenemos.

A pesar de todo, incluído el elevado precio, si estáis cerca de vacaciones, vale la pena ir, aunque sea por ver el sitio, con sus árboles y lagos, y por poder ver en vivo el castillo en el que Walt Disney se basó para dibujar el de La Bella Durmiente.

* Un dulce besito *

la violeta firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s