Un poco de magia

Comenzamos una nueva colaboración con Un bello día. Este blog comparte una filosofía bastante parecida a la nuestra, así que a partir de ahora cada jueves alterno, Pilar, que es su gestora, publicará en La Violeta, y yo en su bitácora virtual.

Qué bonito es a veces esto del 2.0 que te permite conocer y estrechar lazos con gente tan maravillosa, tan mágica… y hablando de magia, sin más dilación os dejo con la entrada de Un bello día. Espero que la disfrutéis tanto como yo 🙂

***

Es inevitable, cuando llegamos a estas alturas de Diciembre…, sentir que, si las Navidades andaban pululando a nuestro alrededor desde hace bastantes días…, se han acabado de instalar ya del todo y de modo digamos que irreversible… Salvo que decidamos mudarnos a algún desierto perdido a miles de kms. de cualquier punto habitado…, lo cual fuera, tal vez…, exagerado…

corazón con lentejuelas doradas

(Fuente: Etsy)

Durante muchos años, he andado bregando con estas fiestas (casi me dan ganas de decir “tan señaladas”… modo ironía on…), decidiendo si me gustaban o las aborrecía. Y creo que he pasado por todas las fases posibles… hasta llegar a mi estado actual… Un poco más de paciencia si os reconcome la curiosidad de saber “en qué lado estoy”. Tal vez en ninguno… apunto…

ramas

(Fuente: Etsy)

En mi infancia, que no es  nada cercana, no lo puede ser para nadie que pasa de los cuarenta como es mi caso…, las Navidades eran ante todo vacaciones, familia, regalos y diversión asegurada. Porque salir y ver nieve (en Madrid nevaba con cierta normalidad… in illo tempore…) o ver la decoración de luces, los belenes de las tiendas ad hoc…, sentir el ambiente especial de esos días…, con carteros, barrenderos … llamando a la puerta y solicitando el aguinaldo (sí, tan antigua soy… “yo” lo he conocido…), los anuncios de juguetes en los dos únicos canales de Tv. que existían…, todo ello…, para mí, era diversión. No pedíamos más (ni suponíamos que hubiera más…).

corazón con luces

(Fuente: Kiva Magazine)

Recuerdos…, no muchos…, pero sí muy firmes…, los de esos años. De mi incapacidad para tomar las doce uvas… por ejemplo, dada la risa irreprimible que me provocaba ver la cara de seriedad de mi abuela ante la imagen del reloj de la puerta del Sol…, más que atenta al inicio de las famosas campanadas. Esa seriedad regia no la abandonaba mientras duraba la retransmisión… que coronaba con su platito vacío de uvas. ¡¡Ella siempre se las comía con toda gracia… sin prisas, sin pausas… !!

ojo

(Fuente: Etsy)

Sigo sin parecerme… pues si bien ya no me río… Directamente es que no tomo las uvas.

nieve

(Fuente: Etsy)

Recuerdos, también…, de las cenas de Nochebuena, que se iniciaban con un plato de col lombarda y se concluían con un postre de higos secos rebozados y espolvoreados con canela… Y otra vez mi abuela atenta a todo…, a todos…, ya que esa cena era en su casa.

corazón con lentejuelas rojas

(Fuente: Etsy)

Noches de Reyes dormidas en un suspiro… Me despertaba (reloj mental… no me lo explico si no…) mucho más pronto que cualquier otro día festivo… Incredulidad al comprobar que se había repetido el milagro: el sofá del cuarto de estar transformado en un expositor de juguetes, cuentos y chuches… Casi me  parecía ver materializarse a los Reyes Magos… aún…

luces de hada

Navidades de juventud, en  las  que  empiezas a marcar distancias…, a salir… Navidades de adulta, con presencias que se transformaron en ausencias. Heridas, dolores… La vida que nos pasa… Desafecto y pereza ante las celebraciones, deseo de borrar esos días del calendario… de que empiecen y acaben lo antes posible…

lago

(Fuente: Etsy)

Navidades actuales. En la mirada de mis hijos, todo es nuevo, todo es limpio… Ves en ellos al niño que fuiste, te reconcilias con los días “mágicos” de luces, buenos deseos y regalos… Empiezas a pensar que pueden volver a ser sinceros…, para ti, para alguien…

estrella navidad

(Fuente: El jardín de Mayla)

El mundo gira cada diciembre en un nuevo caos… que tal vez es el mismo desde el inicio de los tiempos. El caos de las injusticias, de las desigualdades, de los sufrimientos inicuos de los inocentes, otros niños…, en otros países…, que cometieron el error de nacer en el lado equivocado del planeta. Preguntas sin respuesta. La Fe… ¿nos da una respuesta…? No, no la da, pero tampoco hay respuesta sin Fe.  Al final… tan solo… queda el Amor… Creer en el Amor que  Alguien nos tenga.

corazones de papel

(Fuente: Etsy)

Mis Navidades son así… a día de hoy… Buscar un poquito de belleza…, transmitir, percibir, sentir… un poquito de paz. Recrearme en el cielo de acero del invierno madrileño…, terso y silente…, con los pocos días de frío táctil que suele haber… En los ambientes de luz incierta de los días más helados… Noches largas… tardes breves… En el trazo escueto de las ramas sin hojas.

cielo nublado

Intentar no dejarme llevar por la compulsión de añadir otro precioso complemento a mi armario…, otro nuevo vestido vintage… Los complementos y el vintage… mi gran debilidad… La moda de autor… otra de ellas… pero menos…

vintage rosaspina

(Fuente: Rosaspina Vintage)

Indiferencia ante el ruido exterior. Intentos de lograr ( ¿lo intento de veras…? Tal vez no… ) menos desorden propio, menos inconsecuencias…

anillo con forma de corazón

(Fuente: Etsy)

Navidades, en definitiva. Tantas cosas… Tanto.

***

La Violeta: os invito a leer mi entrada “Un poco de magia”, en el blog de un Un bello día.

* Un dulce besito *

la violeta firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s