Dos primaveras

Entrada escrita por Pilar, nuestra asesora de moda profesional que está detrás de Un bello día

***

Como cada quince días y fieles a nuestra cita, Lorena y yo debatíamos qué compartir en esta nueva ocasión en nuestros posts de intercambio, desde La Violeta Dulce y Bonita y Un bello día. A varias conclusiones hemos llegado, alguna de las cuales las veréis  en próximas entradas…, pero la ganadora para este jueves ha sido enfrentar nuestras respectivas primaveras… Y es que aquello de vivir en el campo versus la ciudad nos da mucho juego…

Lorena no está perdida en medio de ningún bosque pero, ciertamente…, su vida no discurre en una urbe como lo es Madrid… No digo “gran” urbe… no podemos dejar de lado que nuestra pequeña Madrid ni es Londres ni es París pero, ciertamente…, cuenta con todas las ventajas y desventajas de su condición ciudadana y capitalina…

En mi última entrada en el blog de Un bello día os hablaba de rituales, de cómo podemos lograr crear con unos pocos gestos un marco más consciente y hermoso para nuestra cotidianeidad.  A menudo, pasamos por encima de esas pequeñas dosis de belleza gratuita… inadvertidamente… y es una pena.

(Fuente: Pinterest)

El estilo también incluye la consciencia de lo que es  hermoso… y mi primavera, por algún curioso resorte mental, lo acentúa. Esos pocos días de libro… como yo llamo a la primavera perfectamente académica… con cielos de un azul impoluto y céspedes que brillan bajo un sol que no te hace arder… esos pocos, muy pocos días…, justifican el resto… mucho más variables y susceptibles de fríos/calores/lluvias/vientos en loca y desordenada alternativa. Y a mí  me levantan el ánimo y me plantan la sonrisa amable en la cara.

¿Sonreís más a menudo en primavera…? Hacedlo… para que ella os sonría, a su vez…, a vosotros. En todo hay un toma y daca… y sobre todo en nuestra actitud vital.  Dejaos llevar por esas tardes largas…, dejaos envolver por el “aquí y ahora”… Si luce el sol, si sentís calidez en vuestra piel… olvidaos de lo que queda por hacer, por resolver… durante ese rato. Si nada ha pasado hasta entonces, tampoco va a pasar después… Nada (casi nada) es nunca “tan” urgente. Empezar a practicarlo con el buen tiempo y mirando margaritas diminutas… es más fácil…

Por lo demás…, ¿cuáles serían las claves más “prácticas” de mi primavera en Madrid…? Seguramente tres. Escaparates tentadores… pues en lo que a outfits hace estamos en mi estación favorita.  Terrazas donde tomar mis zumos, horchatas, capuccinos o café con helado de nata… según apetencias… Tónica, también, cuando deseo notas amargas. Y paseos tranquilos por cualquier parque… desde los más humildes, al lado de casa…(quién no tiene un parque “doméstico” a tiro de piedra) a los más palaciegos, como el clásico Retiro (nunca en finde… nunca cuando deduzco que voy a encontrarme con más gente “dentro” que “fuera”…) o los menos populosos El Capricho o la Quinta de los Molinos.

(Fuente: Hamptons SC)

Os hablaba de escaparates sugerentes…  desde luego no los de las cadenas de ninguna especie… valga la innecesaria advertencia. Mi cuñita como asesora de imagen es que abráis bien los ojos y el resto de los sentidos no tanto a la ropa como a todo aquello que os inspire y no lo sea… Construir una imagen “personal” opera siempre del interior al exterior… Para que las prendas no nos lleven a nosotros…, cosa mucho más corriente de lo que podéis pensar…, debemos tener algo más que un cuerpo bonito sobre el que sostenerlas y colocarlas…

Concluyo que el mayo madrileño está alfombrado de fiestas (Comunidad, San Isidro) de las que literalmente huyo, pues en alguna vida anterior debí aborrecer, os lo comentaba antes, el exceso de individuos por metro cuadrado y tales “desapetencias” aún me duran. También lo está de floristerías que sacan sus existencias a las aceras y a las que, en cambio…, se me hace imposible resistirme…

Por ello, si venís por Madrid este mes…, tened en cuenta que tal vez esa chica con sonrisa tonta mirando cualquier flor vistosa o humilde, qué más da…, podría ser yo… en un día de sol…, pensando que en la próxima terracita me tomo algo fresquito y dándome pena el hecho de ver, aún…, a tanta gente vestida con colores oscuros.

(Fuente: Nude Madrid)

***

* Nota: y después de la interesante entrada de Pilar… os invito a leer mi post acerca de “Mi primavera”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s