Fiebre de las mini casas

No sé si es por culpa de cierto canal que el tema de las mini casas se ha convertido en una fiebre más o menos generalizada o si me ocurre sólo a mí, pero la cuestión es que estoy “encantizada” (encantada + hipnotizada) con este tipo de viviendas.

Me fascina la filosofía de las mismas:

  • Dejar un menor impacto en el medio ambiente.
  • Emplear materiales reciclados.
  • Poseer las pertenencias justas y necesarias.
  • Pasar más tiempo fuera de casa realizando actividades al aire libre.
  • Poder viajar con tu casa.
  • Invertir menos dinero en un vivienda porque en principio (y recalco en principio) son más económicas que una vivienda convencional…

Pero también creo que, pasado ese flechazo inicial, no todo el mundo está preparado para vivir en ellas debido a:

  • La falta de espacio puede suponer un problema para algunas personas que tienden a acumular más objetos de la cuenta o son incapaces de deshacerse de los “recuerdos”.
  • Pasado un tiempo pueden sentir claustrofobia.
  • Sólo se puede contar con un número limitado de electrodomésticos (incluyendo los pequeños).
  • Los platos de ducha suelen ser realmente angostos (en algunas ocasiones).
  • Los wc de compostage (a veces).
  • Camas en altillos que no te permiten ponerte de pie (en algunas ocasiones).
  • No suelen ser aptas para personas de más de tres miembros.
  • El tema de intimidad es complicado.
  • A veces no se dispone de una parcela en la que plantar la casa.
  • En ocasiones no se dispone de un vehículo apropiado para remolcar la vivienda (en el caso que se decida que la vivienda sea móvil).

A pesar de esas cuestiones que, para algunas personas pueden suponer un inconveniente, personalmente CREO que sí que podría vivir en una casa de este estilo. De hecho, desde que veo el programa de televisión me he dado cuenta de que teníamos más cosas de las que necesitábamos (a pesar de tener espacio suficiente para ellas) y he comenzado a deshacerme de muchas. Por ejemplo, hace un par de semanas doné todos los libros que tenía en mi actual residencia (en casa de mi madre tengo más), en total cinco cajas hasta arriba, a la biblioteca municipal. Me costó mucho, pero después me sentí realmente bien.

Por otro lado, quizá en la actualidad no nos hace falta por la estabilidad de los trabajos, pero me parece una buena opción el tema de la movilidad (ya sabéis que me encanta viajar).

Finalmente, me vuelven loca las virguerias que se pueden hacer en cuanto a la decoración en estos sitios tan reducidos.

En definitiva, y teniendo en cuenta mis condiciones de vida actuales, si tuviera el espacio donde ponerla, este tipo de vivienda sería para mí una buena opción. Todo ventajas.

Y vosotros, ¿creéis que las tiny house van a cuajar en nuestro país?, ¿os habéis vuelto también unos adictos a las mini casas? Es más, ¿tenéis una? Si la respuesta es sí, me encantaría que compartiérais conmigo vuestra experiencia. E-mail me: lavioletadulceybonita@gmail.com

* Un dulce besito *

la violeta firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s